Metodología en la terapia

El eje diferenciador de mi terapia es verte sin juicios ni pre juicios.

Creo en que todas las elecciones que has hecho en tu vida son un gran potencial de crecimiento si dejas de sentirte víctima de ellas. Desde ese lugar te aportaré como un catalizador para que juntos transformemos esas experiencias dolorosas en sabiduría y madurez, desde ese lugar podrás romper viejos comportamientos y formas de percibir tu vida que en este momento ya no son de utilidad, para que logres tomar nuevas elecciones que contribuyan amor a tu vida.

Las herramientas que usaremos son:

Mindfulness: Tomar consciencia de cada instante sin juzgar, tanto de tus pensamientos, emociones y sensaciones físicas, así como de tu entorno. Cuando esto se convierte en una práctica habitual, comienzas a descubrir esa experiencia de paz que naturalmente se encuentra dentro de ti y de cada persona. ¿Sabes qué te separa de sentir paz o tranquilidad durante el día? tus pensamientos. Algunos cálculos hablan de que tenemos al menos 70 mil pensamientos al día de los cuales la gran mayoría son negativos. Pensamientos que te llevan al pasado, a repetir una discusión en tu cabeza una y otra vez, cambiando el discurso, pensando en cómo haber respondido mejor, en cómo haber ganado la pelea, etc, etc. Pasa la misma historia por tu cabeza miles de veces… o bien, pensando en el futuro, en cómo protegerte ante posibles dificultades, peligros, experiencias, persona, etc, etc… ¿No te parece desgastante?, ¿Qué momentos estás dejando para disfrutar de los detalles de un día común y corriente? ¿Cómo piensas que vas a experimentar tranquilidad si todo el día estás sumida/o en tus pensamientos?. Vamos a solucionar estas respuestas juntos.

Emociones: Se trata de aprender a distinguir las emociones que experimentas en tu día a día para sentirlas y liberarlas. Todas las emociones se sienten físicamente en el cuerpo. cada quién puede que las sienta en lugares diferentes, sin embargo, es vital que aprendas a distinguir qué estás sintiendo ante diferentes situaciones que ocurran en tu vida cotidiana. Una vez que aprendes a distinguirlas, el paso siguiente es sentirlas. Cuando tienes una emoción, como el enojo por ejemplo, ¿te has sentido aliviado o aliviada al gritar en medio de la nada cuando sabes que nadie te va a escuchar? ¡exacto!, es liberador aunque no podemos ir por la vida gritando cuando tenemos rabia, como tampoco dando golpes en las paredes. Aprenderás cómo liberar tus emociones de la forma correcta para no acumularlas, lo que eventualmente te llevará a que bajes tus defensas y enfermes, ni tampoco dañarte a ti ni a nadie en el proceso.

Seguimiento y apoyo: Después de tu primera sesión,  incluye una semana de seguimiento por whatsapp para poder seguir al tanto de cómo sigues. Sobre todo en la parte inicial del proceso, es muy importante  que cuentes conmigo para exteriorizar todo lo que te está sucediendo, tus dudas, tus miedos, etc. Mientras más te muestras, más te conoces. Estaré acompañándote paso a paso en tu proceso de autodescubrimiento, crecimiento y sanación.